Bienvenido a Puebla - www.Siguienteviaje.com
1750
post-template-default,single,single-post,postid-1750,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive,elementor-default

Bienvenido a Puebla

México tiene casi dos millones de kilómetros cuadrados ¿Por dónde se empieza a visitar un país?

No lo sé, si me guío por las imágenes que me vienen a la cabeza sobre México son todas de playas paradisíacas de Cancún, Isla Mujeres o Playa del Carmen.

Luego pienso en la capital, Ciudad de México y recuerdo que tengo que volver. Pero ¿y no hay nada más que visitar? Eso es imposible, en dos millones de kilómetros cuadrados tienen que haber muchos lugares por conocer.

Y yo pienso que esos lugares mayormente los conocerán las personas que han ido, las personas que viven aquí, en México.

Cómo a mí me gusta viajar a través de las recomendaciones empecé a preguntar cuáles son los lugares imprescindibles de México.

Los amigos de la universidad me recomendaron Guanajuato, Cancún, Oaxaca, Puebla, HolBox…

Los amigos mexicanos que también están de intercambio me dijeron Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, Chiapas…

Incluso le pregunté a una profesora, la cual me dijo que fuera a todos los lugares posibles, que todos son diferentes pero hermosos, cada uno con sus tradiciones y su gastronomía porque, “México no es un país, es un conjunto de culturas.”

Aunque me recomendó tres lugares principales: La Huasteca Potosina, Bacalar y Puebla.

No sé a cuantos de estos lugares iré, o si podré ir a alguno, pero lo que sí me di cuenta es lo bonito que tenía que ser Puebla para que todo el mundo me recomendara ir.

Tengo la certeza que si dos personas o más te hablan bien de un sitio tienes que ir porque seguro que no te va a defraudar.

Noelia y yo íbamos seguro, luego conseguimos un fichaje estrella, María, una chica de Mendoza (Argentina) estudiante de Medicina que no deja pasar una oportunidad para conocer el mundo.

Y sin pensarlo dos veces, a Puebla nos dirigimos.

La idea del viaje fue tan rápida que no tuvimos tiempo para planear nada, así que decidimos que decidieran por nosotros.

Llegamos a la oficina de turismo y en los diez minutos que estuvimos allí salimos con un plan preparado para cada minuto de los días, incluso nos dijeron de ir a conocer un pueblo que está muy cerca llamado Cholula.

Con un mapa lleno de recomendaciones comenzamos a disfrutar de Puebla.

Y empezamos por la puerta grande, la famosa capilla del Rosario.

Por fuera es una iglesia simple, no demasiado decorada, pintada con tonos rojos y blancos pero cuando entras y ves el retablo mayor ya sabes que ese lugar no es un lugar común.

Sigues caminando por el centro de la iglesia, a cada paso que das te va sorprendiendo más y más hasta que llegas al altar mayor y giras la cabeza hacia la izquierda.

La primera sensación es de incredulidad y las segunda de asombro. Te preguntas si todo lo que brilla es oro, pero la capilla es tan bonita que te da igual el material con la que esté hecha.

Justo cuando entramos comenzó un guía a explicar aquel increíble lugar, sus primeras palabras son: “Seguramente no hay lugar en el mundo con más oro que en esta capilla, disfrutarla”.

Y la última frase fue: “No es oro todo lo que reluce, pero en este caso, sí”.

Oro, oro y más oro, 24, 32 o 16 quilates pero todo absolutamente todo es oro. De los lugares más impresionantes que he visto en mi vida.

El contraste, la realidad la encuentras cuando sales del templo y ves a dos señoras mayores sentadas pidiendo algo para poder comer. En fin…

Seguimos la ruta que tenemos marcada en el mapa y llegamos hasta el Zócalo y la Catedral Metropolitana.

La plaza del Zócalo es preciosa, varios artistas tocan canciones tradicionales, turistas de todos los lugares observan espectáculos de malabares mientras en la Catedral se amontonan fieles a la espera de la hora de misa.

Ya no me quedan halagos para describir la catedral, lo mejor es venir a Puebla y entrar a verla. Como curiosidad decir que es la única en el país que tiene un escudo español en la fachada, ya que en el año 1824 hubo un decreto para destruirlos todos, el de la Catedral de Puebla solo fue cubierto con yeso y restaurado en el siglo XX.

Comienzo a entender porque todo el mundo me recomendaba venir a visitar la ciudad, da gusto pasear por sus calles, ver sus casas de colores, sus iglesias en cada esquina, aunque hay alguna que aún la están acabando.

Puebla tiene un ambiente diferente a todo lo que había visto en México y eso se nota en el barrio de los artistas. Es una de las cosas que tienes que ver en Puebla obligatoriamente.

En el barrio, pintores y escultores profesionales muestran, venden y crean sus obras.

Algunas excelentes y otras aún por mejorar.

A pocos pasos nos topamos con un mercado de antigüedades. Cualquier cosa era válida para vender; monedas, billetes, cuadros, llaves, vinilos, películas, etc…

Por 20 pesos compré una postal. Ya estaba escrita.

La fecha era del 7 de Julio del 1981, hace justamente 27 años atrás. No ponía destinatario, pero contaba la historia de cómo está siendo el viaje hasta Copenhague, en Dinamarca.

Cuentan que han tenido suerte con el tiempo pero que todo era muy caro, como por ejemplo la gasolina, que se encuentra a 20 pesos el litro.

Curioso que en el año 1981 el precio de la gasolina en México aumento un 114% con respecto al año anterior, llegando a máximos históricos.

Pero ese máximo fue de solo 6 pesos, unos 35 céntimos de Euro. 14 pesos menos que en Dinamarca.

Hoy, 27 años después, el precio de la gasolina en Copenhague es de 26 pesos. (1,35 euros el litro) y aquí, en México se están superando los 20 pesos que tan caro les parecía a Manu y Cesar, los autores de esta postal.

Al día siguiente decidimos abandonar la ciudad de Puebla y acercarnos a un pequeño pueblo que todo el mundo nos recomendaba: Cholula.

Me encanta, me encanta que me pasen cosas imprevisibles que mejoran cualquier viaje.

Llegamos a media mañana a Cholula, el lugar ya dejaba entrever su belleza, no teníamos prisa así que paramos a desayunar en una cafetería de la plaza principal.

Recuerdo que ya nos íbamos a ir cuando sin entender muy bien cómo empezó todo, María invitó a nuestra mesa a un chico. Nosotros encantados.

Riccardo, italiano de una ciudad muy cercana a Venecia. Vivía desde hacía 10 años en México. Estuvimos charlando durante más de una hora, en ese momento éramos como tres niños escuchando sin parpadear al profesor mientras explicaba historias que hablaban de sus viajes por México. Nosotros solo hacíamos que contestar un:

-Ahí tenemos que ir.

Él contaba historias mientras nosotros empezábamos con la nuestra.

Una charla, dio paso a otra charla y claro, no podíamos acabar una conversación en un bar, así que nos invitó a su casa, a su propia casa con la promesa de que luego iríamos a conocer el pueblo.

Nos sentamos alrededor de la mesa esperando continuar con las historias cuando lo vimos aparecer con una botella de limonchelo, pero uno casero, hecho por él y por los limones que cogía del árbol que tenía plantado en el pequeño jardín.

Pasaron las horas y allí seguíamos, en México, un italiano, una Argentina y dos españoles hablando sobre experiencias vividas por el mundo.

IMG_20180825_163753-01

De Cholula conocimos más bien poco, alguna foto típica, subimos a la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios e intentamos ver el volcán Popocatépetl en un día nublado.

Caminamos por el mercado, donde vimos alguna fruta desconocida para nosotros, compramos un helado, visitamos alguna iglesia pero nos dejamos por ver muchas otras cosas.

Si no quieres perderte todas las cosas que hay que visitar en Cholula, aquí te dejo un tour guiado para que no te pase lo mismo que a nosotros.

Y ahora, yo creo que lo dejamos de ver porque queríamos no verlas. Queríamos tener una nueva excusa para ir a visitar Cholula otro día.

Volver, desayunar en la plaza principal y reencontrarnos con Riccardo para charlar sobre nuevas historias, sobre las nuevas experiencias vividas por el mundo.

Artículos Relacionados
Síguenos
Comparte
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.