El día que no tuve prejuicios - Cruzando Estados Unidos en Autostop
2305
post-template-default,single,single-post,postid-2305,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive,elementor-default

El día que no tuve prejuicios

Que importante es no juzgar a las personas, creo que si lo hubiera hecho no estaría viajando en Autostop.

Flagstaff y Betty, dos cosas que se han convertido en incompatibles si no están juntas. Ojalá vuelva a ver a todas esas personas que me encuentro en el camino, sé que de algunas volveré a despedirme y reencontrarme, pero el no saber cuando me hace no parar de pensar en esos momentos vividos.

IMG_4289

Para hoy tenemos un destino complicado, lejano, difícil de llegar. Somos ambiciosos, queremos lograr el objetivo y viajar hasta Albuquerque a 6 horas de distancia. Pero por si acaso escribimos tres carteles con tres localidades diferentes: Holbrook a 2 horas de distancia, Gallup a 4h de distancia y Albuquerque a las temidas 6 horas de viaje.

En Flagstaff hacía frío, a pesar de estar en el mes de Marzo las montañas cercanas seguían nevadas y el viento difuminaba los rayos de sol que se escapaban entre las espesas nubes.

Recuerdo ver a más gente saludar que en ciudades atrás, yo les correspondía con un movimiento con la mano deseándoles un buen día.

No sé si es porque hay más tradición en autostop en estos lugares que en otros o solamente era mi impresión, pero la verdad que esos pequeños detalles te suben el ánimo y hacen la espera más amena. Si veis algún autostopista en la carretera, saludarle aunque no paréis el coche, os lo agradecerá.

El frío fue a menos de repente, cuando Brand paró su enorme camión en mitad de la carretera de acceso a la autopista. Quien quiere parar su coche lo detiene donde sea, lo tenemos claro y en esta ocasión lo confirmamos.

Fuimos corriendo hacía la cabina, abrimos la puerta y lo vimos:

IMG_4558

Lo pensamos brevemente, ¿nos subimos o lo dejamos pasar?. Son tantos los prejuicios, tantos los comentarios que nos llegan sobre tener cuidado, sobre los peligros de encontrarnos a personas que solo quieran el mal que a veces dudamos si juzgar antes de conocer a una persona.

Decidimos empezar el viaje con él, nos invitó a un cigarro y nos preguntó de donde éramos, que hacíamos aquí y a donde íbamos.

Iba hacía Gallup, un buen punto donde después seguir con el día de autostop.

Brand trabaja 11 horas al día, una vez a la semana viaja de Chicago a Los Ángeles, es capaz de hacerse 3mil millas en poco más de 10 días, su pasión, las motos y los tatuajes.

Ha tenido problemas con su seguro médico, tampoco me atreví a preguntar más sobre el asunto pero nos dijo que si lo necesitábamos podíamos trabajar como transportistas.

Declinamos la petición y seguimos con las conversaciones hasta que llegamos a Gallup, tenía que parar, hacer un descanso después de 4 horas seguidas conduciendo.

Insistió en que le acompañáramos a una cafetería – restaurante de un área de descanso. Comimos todos juntos mientras nos acabábamos de conocer.

IMG_4578

Le contamos más formalmente nuestra aventura, lo que queríamos hacer y hasta donde queríamos llegar, se asombró.

Yo creo que no se acabó de creer que hiciéramos éste viaje por el placer de conocer personas, lugares, costumbres, culturas…

Le contamos que para hoy queríamos llegar hasta la ciudad de Albuquerque en el Estado de Nuevo México, nos dijo que se podía desviar un poco de su camino para acercarnos hasta la ciudad. Todas las gracias se quedaron cortas con la nueva noticia.

Intentamos que no pagara la cuenta para hacerle el pequeño favor de invitarle. No pudo ser.

Las dos siguientes horas sirvieron para unos ver el paisaje, empezar a escribir esta historia y para otros pegar una cabezadita en la cama de Brand.

IMG_4566

Llegamos a Albuquerque, sin prisas, subirte a un camión es de lo más bonito que te puede pasar si viajas en autostop y esas 6 horas las disfruté mucho.

Brand, que voy a decir de Brand, creo que toda mi vida voy a contar la siguiente anécdota.

Después de parar su camión en mitad de la carretera, de invitarnos a comer, de desviarse de su destino para llevarnos al nuestro, de dejarnos su cama, de explicarnos miles de historias, de ofrecernos trabajo llegó la hora de despedirnos.

Bajamos las mochilas del camión y volvimos a subir para darnos la mano cuando vemos que saca la cartera de su bolsillo, la abre y nos da un fajo de billetes de ella.

-Para vosotros – nos dijo.

Le especificamos que no lo necesitamos, que no hacemos esto porque no tenemos dinero, lo hacemos por gusto.

Insistía que quería darnos ese dinero, nos decía que aquí éramos bienvenidos. Le volvíamos a repetir que no nos hacía falta, comenzamos a discutir, agarró la mano de Carmen y puso el montón de dinero.

-Es mi regalo – concluyó.

No hacemos este viaje por falta de dinero, nos gusta viajar en autostop, no consideramos que sea peligroso, todas, absolutamente todas las experiencias vividas desde que empezamos a viajar de esta forma han sido positivas, por probabilidad toca que nos pase algo negativo, pero aun así, seguiré pensando que viajar en autostop es seguro y lo más importante, es lo que nos gusta.

Los prejuicios están impuestos por la sociedad, pero a veces hay que dejarlos a un lado y subirte con ellos a un camión que te lleve hasta tu próximo destino.

Gracias por llevarnos, y sobre todo por darnos una lección sobre la vida.

¿QUIERES VIVIR LA EXPERIENCIA AL MÁXIMO?

Sé el primero en enterarte de todas las novedades que ocurren en esta aventura que nos llevará a Cruzar Estados Unidos de costa a costa.

Además, recibirás como regalo un PDF  gratuito con los mejores trucos para ahorrar dinero en tu próximo viaje. 

Al suscribirte estás aceptando nuestros términos.

IMG_4590

En Albuquerque nos alojamos en casa de Rafael, trabaja mucho, es tímido y casi no hemos coincidido con él, su sofá es nuestra cama y su gato nuestra compañía. Sé que para él es complicado alojar a gente, pero aun así lo hace.

Me da pena no tener una pequeña historia para escribir aquí, pero prometo tenerla en un futuro, cuando nos reencontremos en España.

El camino sigue, parece que la carretera número 40 con la ruta 66 nos guía el camino. Mañana nos vamos hacía Amarillo, 4 horas de distancia suponen tener el mismo problema que la última vez, demasiada distancia para recorrer en un día, imposible, eso nunca.

Articulos Relacionados
Síguenos
Comparte
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.