El día que me fijé en los pequeños detalles - www.siguienteviaje.com
2267
post-template-default,single,single-post,postid-2267,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive,elementor-default

El día que me fijé en los pequeños detalles

Estábamos a punto de subirnos al último bus en Los Ángeles, aquel que nos llevaría hasta casa de Vicent para despedirnos de un nuevo gran amigo.

En la cartera dos billetes, uno 5 y otro de 20. Para pagar el bus, en Los Ángeles solo se puede hacer en efectivo o a través de una tarjeta para residentes, el precio total eran 7 dólares y el problema que tuvimos era no poder pagar al no tener el dinero justo. Si pagábamos con el billete de 20 no nos daría cambio y con el billete de 5 nos quedaríamos cortos.

Miramos al chofer, sabía nuestro problema y nos dijo que con el billete de 5 ya era suficiente.

Ese gesto, aquel pequeño detalle se nos quedó grabado en la memoria, no sé que me hubiera pasado en otros países, ni si quiera en el mío, aunque no quiero comparar, sé que en Estados Unidos me han dejado viajar.

Y de Los Ángeles nos vamos, siempre relacionaré esta ciudad con Vicent y es que cada vez tengo más claro que lo mejor de los lugares son las personas que encuentras en ellos.

vicent

Para hoy nos esperaba un plato fuerte del viaje, la ciudad del pecado, la ciudad que nunca duerme, Las Vegas.

A la entrada de la carretera número 15, estábamos muy felices, tocando el ukelele, haciendo bromas, pero la realidad que en aquel sitio no pasaban demasiados coches, llegué a estar 5 minutos esperando para ver solo dos coches, muy pocos si quieres que alguien te recoja.

Decidimos cambiar de entrada, una hora caminando con las mochilas a la espalda y con la moral baja. No sabíamos como sería el nuevo sitio, pero como fuera peor estaríamos bien jodidos.

Ya os advierto que el día fue duro, de los más duro que hemos pasado haciendo autostop.

La nueva entrada era algo mejor, aunque estuvimos esperando más de una hora y media hasta que el primer coche paró.

Era una pareja que iban a Brastow, a media hora de camino, decidimos subirnos y cambiar de lugar con la esperanza de que cambiara la suerte.

Para esa pareja éramos los primeros autostopistas que recogían, nos da mucho respeto que seamos los primeros, siempre nos preguntamos que habrán visto en nosotros para parar su coche. De Olivia, la chica que nos paró en Santa Cruz, dijo que íbamos limpios, de esta pareja que porque les parecíamos jóvenes, buena gente y que Carmen tenía frio.

Durante el trayecto les contamos nuestro viaje, todo el proyecto con todo lujo de detalles.

Lo realmente alucinante llegó al final, la señora dijo una palabra que no entendía: “pray”, le preguntamos cual era su significado y nos contesto: “pray for Jesus”

Mientras pensaba en una respuesta nos cogió las manos y empezó a rezar por nosotros. Nos quedamos en shock, no sabíamos cómo reaccionar, lo único que hice fue callarme y escuchar sus plegarias.

Nos acabamos de conocer, no sabía casi nada de nuestras vidas y ahora estaba pidiendo porque no nos pasará nada, porque llegáramos sanos a nuestro destino. ¡Solo decir que Muchas GRACIAS!

IMG_3769

El lugar donde nos dejo consideraba que era bueno, muy bueno, pero aún así estuvimos esperando mucho tiempo. Se hacía tarde, nos quedaban solo dos horas de luz y nuestra cabeza ya pensaba en no dormir bajo techo, en estrenar la tienda de campaña por primera vez en Estados Unidos.

IMG_3774

En eso que apareció nuestro ángel en forma de Steve. Hay tantos personajes en este cuento, pero lo que más me gusta es que no sean secundarios, que todos sean principales y que de todos pueda contar alguna historia.

Quizá me gustaría contar más sobre ellos, cada detalle, pero como dice un amigo “si escribes no vives”.

Steve fue nuestro guía turístico por las más de dos horas que restaban de camino. Se paró en Baker para enseñarnos una pequeña atracción turística que tenía a los aliens como participantes.

IMG_3793

En el coche nos indicaba cosas curiosas, como esa carretera de nombre impronunciable y luego paró en un monumento que costó tres millones de dólares del cual se reía porque a su parecer solo eran cuatro piedras pintadas y colocadas una encima de las otras.

carretera
IMG_5409

Ese trayecto fue verdaderamente especial, sé que lo recordaré por mucho tiempo ya que mi memoria no recordaba nada parecido.

En la zona había nevado dos días atrás, la vegetación era prácticamente nula y al fondo se conseguían observar unas grandes montañas blancas mientras veía la carretera por la que dentro de unos minutos íbamos a pasar.

IMG_5342

Steve tuvo otro pequeño detalle más, nos dejo en la mismísima puerta de la casa de la persona que nos iba a alojar en Las Vegas.

Se desvió de su camino, rehízo de nuevo los planes para ayudarnos un poco más y dejarnos ahí, a dos metros del numero 8909.

Me parece que dentro de éste gran viaje que consiste en Cruzar los Estados Unidos en Autostop seguiré coleccionado esos pequeños gestos que hagan que la aventura sea mejor, diferente.

El conductor del bus, rezar por nosotros o parar a ver tres piedras mal puestas son solo tres historias de las más de diez que podría escribir.

Y es que esta aventura esta formada por muchos pequeños detalles, por escribirnos dándonos ánimos cuando el día es duro, por dejar un like en una foto, por compartir una publicación o por recomendarnos un lugar a visitar en la ciudad, por todo esto y por muchas más cosas os damos las gracias. Porque estos pequeños detalles hacen el viaje todavía mucho más grande.

¿QUIERES VIVIR LA EXPERIENCIA AL MÁXIMO?

Sé el primero en enterarte de todas las novedades que ocurren en esta aventura que nos llevará a Cruzar Estados Unidos de costa a costa.

Además, recibirás como regalo un PDF  gratuito con los mejores trucos para ahorrar dinero en tu próximo viaje. 

Al suscribirte estás aceptando nuestros términos.

Ahora nos encontramos en Las Vegas, no voy a ser yo el que no haga caso al famoso dicho, pero solo decir que Helen, nuestra couchsurfing, nos trata como si fuéramos su familia.

IMG_3817

Que hemos perdido 5 dólares en los casinos de Las Vegas por apostar al número 23 y no al 22 y que toda la ciudad es mucho más impresionante que verla por la televisión.

a6df1b13-6222-42c1-ae96-3626560188c7

Nos vamos, seguimos camino hacía una pequeña ciudad llamada Kingman en el estado de Arizona!

Articulos Relacionados
Síguenos
Comparte
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.