Las llaves de Letonia - " Cruzando Europa en Autostop "
364
post-template-default,single,single-post,postid-364,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive,elementor-default

Las llaves de Letonia #3

El autostop consiste en convencer en 2 segundos a una persona que va en coche para que se detenga y te lleve hasta otro lugar.

¡2 segundos! ¿Qué se puede hacer en dos segundos para convencer a alguien?

Normalmente, la gente que hace autostop utiliza un cartón con el destino de su viaje.

Pero… y si en vez de un lugar pones una frase. Cuatro o cinco palabras, claras y que se puedan leer en dos segundos.

Como todo en esta vida, si no lo pruebas no sabes si te saldrá bien. Así que decidimos llevar a cabo esa gran idea… o eso creía yo.

Si tuviera un calendario, hubiera marcado este día como el día X.

El día X, empezó después de salir el sol. Lo curioso es que en Estonia amanece a las 4 de la mañana, pero lo increíble es que no existen las persianas. Como consecuencia, a las 4 y media te despiertas con la habitación iluminada y el sol pegándote en la cara y lo que menos te apetece es dormir.

Un último adiós a nuestro amigo Poldorov y un último adiós a Tallin.

Después de caminar un tiempo, llegamos hasta la salida de una gasolinera la cual decidimos que era un buen lugar para empezar a levantar el dedo.

La meta conseguir subirnos a un coche, el destino, la capital de Letonia, Riga.

13 minutos y 15 segundos es la duración de un video que grabé mientras hacíamos autostop. En ese tiempo, saludé a 100 coches, dos de ellos se pararon y uno de esos nos invitó a subir.

Era una furgoneta con una pareja dentro y cuando me acerqué corriendo, dijeron la única palabra que sabían en inglés, y que casualidad que era la misma que quería escuchar.

-GO!

Tres segundos tardamos en subir al coche, no sabíamos a donde íbamos pero nos daba igual, alguien nos había parado!! Habíamos conseguido hacer autostop por primera vez!!

Es una pena no saber el nombre de la primera persona que nos recogió, pero su falta de conocimiento del inglés no lo hizo posible.

Esto me llevo a pensar que la gran idea de poner una frase en un cartón de momento no había sido útil.

El trayecto fue y duró lo mismo que dura una película en un cine de otro país. Yo sentado, viendo el espectáculo mientras dos personas hablaban sin yo entender nada.

Y con Carmen no podía hablar, ya que aprovecho para cerrar los ojos durante un rato.

Yo nervioso porque no sabía a donde íbamos y ella durmiendo jajaja no lo entiendo.

En una ruleta rusa no sabes a quién le va a tocar, pues aquí era la misma situación, no sabíamos cual sería el lugar elegido para tal acontecimiento.

La respuesta es Pärnu, el Benidorm de Estonia, donde los locales pasan sus vacaciones a cambio de sol y playa.

La dirección era la correcta, lo único que teníamos que hacer era encontrar un buen lugar para volver hacer dedo.

Una parada de bus fue el lugar que nos había puesto el destino.

Escribo estas líneas y creo que aun estoy incrédulo.

Si no recuerdo mal, yo estaba mirando el móvil para comprobar, otra vez, que la dirección era buena mientras Carmen tenia un cartel que ponía Riga.

En eso que levanto la cabeza y veo como una furgoneta, otra furgoneta, disminuir la velocidad y se colocaba unos metros después de nosotros.

Cualquier tiempo exacto no seria verdad pero estoy seguro que estuvimos menos de cinco minutos.

¡Increíble!

Corriendo fui hacia la furgoneta, una pareja había dentro.

– Hola, vamos a Riga. – le dije con una sonrisa de oreja a oreja.
– Nosotros también. – me contestó con perfecto inglés.

Esta misma historia la había vivido unos minutos antes, la única diferencia que ahora si puedo escribir los nombres de los protagonistas.

Marlon y Joanna iban a una boda a Riga, autostopistas de jóvenes y un montón de anécdotas más que darían para escribir una novela.

A mi me explican ésta historia y me cuesta de creer, pero si me dicen que la historia mejora ya digo que eres un mentiroso. (Menos mal que tengo fotos y videos)

Pero a veces tienes un día bueno, te has levantado con el pie derecho o solamente el azar te tiene preparada una sorpresa.

Y esa sorpresa fue Austra. La persona que aceptó invitarnos a dormir a su casa a través de Couchsurfing.

Estábamos en un coche dirección a nuestro destino y una persona nos estaba esperando para dejarnos pasar la noche.

Creo que estos momentos hay que disfrutarlos, sé que llegaran días duros donde los minutos al sol con el dedo levantado parezcan horas y dormir en la calle se convierta en rutina.

Pero ahora toca disfrutar.

Lo de Austra y su Couchsurfing es digno de mencionar. Vive en una casa con una compañera de piso, lo curioso es que ha convertido el salón de la casa en una habitación para alojar a personas.

Ella trabaja mucho y aloja a personas a cambio de historias. Si si, historias de viajes, anécdotas, curiosidades etc…

Pero lo que me dejó más impactado es que ¡nos dejó las llaves de su casa! Pero no un momento o unas horas, no, los dos días que estuvimos alojados.

¿A cuántas personas dejarías las llaves de tu propia casa? ¿Y a cuántas personas dejarías las llaves solo 15 minutos después de conocerlos?

Con ella fuimos a conocer la ciudad de Riga, la hermosa ciudad de Riga, con sus casas Art Nouveau y su preciosa catedral. Todo ello declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Y para terminar y en forma de despedida, tocó cocinar una tortilla de patatas tipical spanish acompañada de un buen vino marca letona.

Yo me quedaría unos días más, incluso algunas semanas más, pero el viaje continua. Próxima parada Lituania y su capital Vilna.


La última buena experiencia en el autostop nos hace pensar en la posibilidad de que se repita. Pero todos sabemos que eso puede no ser así.

325 kilómetros y una nueva aventura más.

Artículos Relacionados
Síguenos
Comparte
2 Comments
  • Martin Berger
    Posted at 22:58h, 17 septiembre Responder

    Hola chicos viajo ahora a los Balcanes y viendo lo que tardaron de Vilna a Varsóvia estoy con una preocupación. Pero vamos que todo irá bien.

    • Eric Alonso
      Posted at 23:01h, 17 septiembre Responder

      Nosotros tardamos muchas horas, también es cierto que tuvimos mucha suerte con el camión que nos llevo hasta Varsovia. Te deseo mucha suerte en tu aventura.

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.